jueves, octubre 19, 2006

Hábitos culinarios

Por primera vez las verduras y hortalizas se han atrevido a cruzar el umbral de esta casa; todo ello gracias a nuestro nuevo flatmate. Ahora en nuestra nevera nunca faltan zanahorias, tomate, calabacín, berenjenas, espárragos... Muchas veces decimos que no nos gustan determinadas cosas porque no las hemos probado de la manera apropiada. Por ejemplo, el calabacín y las berenjenas las empleamos mayoritariamente para la pasta, aunque también se las echamos a la pizza. Por cierto, sí, amasamos nuestra propia masa para pizza, que solemos comer un par de veces por semana (esta noche toca!); y con levadura casera!, conocida como lievito madre. Trabajo nos costó que funcionara pero ahora ya tenemos para todo el tiempo que queramos.

Respecto al año pasado algunos platos han avanzado. Ahora las lentejas requieren un poco más de elaboración. En la aceite previamente hacemos un sofrito con cebolla y ajo; aunque también le puedes añadir un poquito de pimentón para que no quede crudo. También le solemos añadir, a parte de chorizo y jamón, patatas y zanahorias.

La pasta también ha cambiado. Absolutamente toda la compramos en la tienda italiana que está al lado del Liffey (todo esto ha venido por Omar...). Tenemos de varios tipos: Conchigliette rigate, Mezza penne rigate, Rigatoni, Linguine y Farro. Esta última le sorprendió incluso a Omar que la tuvieran; pocas veces la ha visto donde vive. Yo no soy muy dado a comer la pasta simplemente con aceite, pero ésta es deliciosa. Una vez está cocida la pasta (8 minutos) le añades aceite en el que previamente has frito algunos ajos. Luego le añades perejil picado (fresco) y parmigiano reggiano.

Y un delioso plato... el rissoto. Tal vez éste no sea apropiado para la gente que no le gusta demasiado cocinar, ya que tardas como 1 hora en hacerlo. Pero después viene la recompensa!

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger Dulce Locura said...

Creo que eres el Guillermo que una vez comentó en mi Bitácora una entrada relacionada con un viaje a Luanco.

Desgraciadamente firmaste sin dejarme el enlace a tu blog, pero como la vida da muchas vueltas, creo que te he encontrado :)


Así que estudiante en Irlanda... ¡Eso sí que es vida! Y ahora que os habéis convertido en unos concineros expertos ya ni te cuento ;)


Un saludo de otra castellano- leonea

20 octubre, 2006 10:32  
Anonymous miguev said...

Esa tienda al lado del Liffey... no sabes la alegria que me dio descubrirla, claro que mas que tienda de comida parece una joyeria :-D

20 octubre, 2006 11:18  
Blogger Guillermo said...

Dulce locura:
Sí, soy el mismo. Lo que pasó fue que cambié mi perfil a la nueva versión de blogger y el otro quedó anticuado...

Aquí seguimos en la isla esmeraldo, pero ahora han cambiado los papeles y me toca trabajar, aunque todavía se me puede considerar estudiante... De momento buscando estoy, a ver si tengo suerte!jeje.

Un saludo!

miguev:
jejej ya te digo, es un poco... digamos que peculiar. Un día que estábamos comprando comenzó a llegar gente y el dependiente se tuvo que ir al servicio, así que nos pidió si se la podíamos vigilar (será la confianza que inspira el que le hablen en italiano...)

Saludos de otro informático!

20 octubre, 2006 11:56  

Publicar un comentario

<< Home